Érase una vez una niña que pidió permiso para hacer un experimento en clase. Su profesora miró de reojo la programación y … le dio la oportunidad de compartir conocimientos con sus compañeros.

La niña, con su presentación PowerPoint y su bolsa con todo lo necesario, demostró una preparación muy profesional.

Incluso hubo misterio, premio sorpresa y mucha atención de su grupo-clase.

Competencia en comunicación lingüística en inglés y español, competencia en aprender a aprender, competencia social y cívica, competencia científica, competencia digital, sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor.

Y así fue como la niña y su clase gestionaron su propio aprendizaje mientras su profesora se emocionaba y documentaba la experiencia.

Y colorín colorado, este curso se ha terminado.